IMG-20160302-WA0006Hace menos de un año, Braulio estaba siendo transportado en un camión junto a otros corderos, en dirección al matadero. Quizá por azar, o como fruto de su propia resistencia, Braulio cayó de ese camión y, afortunadamente, fue dejado atrás. Sus patas estaban atadas y su cuerpo marcado con spray rosa por aquellos que le veían como un objeto. Las personas que se hicieron cargo de él le bautizaron como Braulio Houdini, en referencia al famoso escapista. Ya no volvería a ser tratado como una cosa.

Desde el momento en que burló a los matarifes, Braulio ha convivido estrechamente y en armonía con humanos y perros. Pero ahora ha crecido, y el lugar que le acoge ya no sabe ni puede hacerse cargo de él ni de sus necesidades. Por eso, están buscando ayuda. Braulio, como aquellos corderos del camión que no tuvieron tanta suerte, merece seguir viviendo su vida en un lugar donde no se le utilice y donde se le trate con dignidad.

¡Esperamos que pronto lo encuentre! ¿Alguna sugerencia?

Anuncios