El 1 de enero de 2015, Rihanna, Keren Peles y Karnabella, decidieron empezar el año aprovechando su oportunidad de de escapar. Según las declaraciones del Ramat Gan Safari de Israel, un guardia de seguridad se quedó dormido, dejando abierta la puerta lateral por la que se deslizaron las tres rinocerontes. No sería la primera vez que una institución de explotación de animal, trata de echar balones fuera y eliminar de la ecuación cualquier atisbo de consciencia o voluntad de fuga por parte de los animales no humanos. De hecho, el guardia ya ha sido despedido, y parece que aquí no ha pasado nada…

rinocerontes1

Pero el vídeo demuestra algo que lo que elimina de la ecuación es el factor “casualidad”: tres compañeras decididas y sabiendo exactamente hacia dónde correr, y de quién escapar. Juntas. ¿Un accidente? ¿Un descuido humano? ¿O tres animales hartos de estar encerrados que intentan dejar atrás su jaula para siempre?

Tristemente, un retén policial contuvo la huida tan sólo 10 minutos más tarde de su inicio. Y, aunque lo hubieran conseguido, no es probable que precisamente en el estado terrorista de Israel hubieran encontrado el camino de la libertad.

La historia de estas tres valientes nos trae a la memoria a los animales encerrados en el Zoo de Gaza en medio de un despropósito genocida que masacra la vida y la dignidad de miles de seres inocentes de todas las especies. Alabamos el intento de huída de Rihanna, Keren Peles y Karnabella,  en recuerdo de aquellos animales de Gaza, de lo que haya sido de ellos, y de lo que nunca debería haber sido.

Anuncios