El Barley Circus se publicita como el más grande de Mexico. Al igual que muchos otros circos a lo largo del mundo, obtiene su beneficio a través de la explotación de un gran número de animales no humanos: cebras, llamas, camellos, elefantas… En las fotografías que publican en las redes sociales aparecen incluso osos y simios. No es de extrañar, por tanto, que las personas que luchan por la libertad en este territorio, lleven a cabo campañas contra sus espectáculos.

Tampoco es nada nuevo ni extraño que los centros de explotación animal culpen a los animalistas cuando los individuos a los que están esclavizando demuestran con sus actos que quieren y necesitan ser libres. Eso fue lo que sucedió el pasado 21 de julio, cuando las imágenes de la jirafa Bingo corriendo a gran velocidad por las calles de Nuevo León dieron la vuelta al mundo.

 

Poco importa cómo consiguió Bingo salir de su recinto. Lo que el vídeo muestra es un individuo aprovechando una oportunidad para correr por su libertad. El circo no tardó en atraparla de nuevo y volver a utilizarla en sus espectáculos, con una cadena al cuello.

Bingo encadenada

Bingo no es la primera jirafa, y probablemente no será la última, que intenta huir de un circo. En septiembre de 2012, en una localidad Italiana, una cría de nombre Aleksandre fue asesinada por la policía tras un intento de fuga. Su corazón no pudo soportar el estrés de la persecución ni la alta dosis de tranquilizantes que le dispararon para “controlarle”.

Aleksandre

Ellas no lo consiguieron, pero por ellas y por muchas más seguiremos luchando hasta el fin del circo con animales.

Anuncios