Actualmente, el Circo Americano de la familia Faggioni utiliza a en sus espectáculos a tres elefantas, de nombre Deli, Indra y Raya. Sin embargo, hasta hace no mucho tiempo, había una cuarta hembra de paquidermo en este grupo: Baby. Todas ellas serían, según la base de datos www.elephant.se, elefantas asiáticas nacidas en libertad y provenientes de otros circos.

Imágenes de las instalaciones del Circo Americano, cuando tenían cuatro elefantas. Fuente: Igualdad Animal
Imágenes de las instalaciones del Circo Americano, cuando tenían cuatro elefantas. Fuente: Igualdad Animal

Baby en el Circo Americano

Entre 2005 y 2009, hubo dos fugas documentadas de elefantas del Circo Americano. La primera ocurrió en Playa de Aro, Girona, cuando el revuelo generado por la fuga provocó un accidente de tráfico. La segunda tuvo lugar en la localidad de L´Escala y, a pesar de durar sólo unos minutos, también fue lo suficientemente impactante como para conmover al vecindario y aparecer en la prensa. Aunque no tenemos forma de saber si la elefanta que daba tantos problemas al Circo Americano era Baby o alguna de sus compañeras, el caso es que en septiembre de 2011, el circo se deshizo de ella, separándola de su forzada manada y enviándola a otro espectáculo. La posibilidad de que el traslado de Baby esté relacionado con estas fugas es una mera conjetura, pero encajaría con la forma de actuar de muchos centros de explotación animal, que se deshacen de los individuos problemáticos cuando comienzan a dar de qué hablar. Durante un tiempo, poco se supo del paradero de Baby hasta que, en marzo de 2012, estas imágenes de un parking en la localidad irlandesa de Cork, dieron la vuelta al mundo:

Según www.elephant.se, se trataba de la misma elefanta. Baby había pasado a ser esclava del Courtney Brothers Circus y, durante su estancia en Blackpool (Cork), había escapado de las instalaciones y provocado unos intensos minutos de pánico entre los clientes de la cafetería y los usuarios del parking. En el vídeo se aprecia claramente (también hubo testigos que lo corroboraron) que Baby no estaba muy contenta, y no quería volver con los domadores. Finalmente, fue capturada sin que nadie resultara herido; pero, tan sólo unos días más tarde, volvió a ser protagonista de varios titulares. En esta ocasión, Baby había aplastado y enviado al hospital a un hombre.

La víctima, Justino Munez, era según la prensa un español que estaba allí sólo de visita. El propietario de Courtney Brothers Circus se esforzó mucho en su momento por dejar claro que Justino era sólo un amigo del entrenador Joy Gartner, y que no tenía ninguna relación laboral con el circo, pero el hecho es que se encontraba trabajando en la zona de las elefantas cuando ocurrieron los hechos. Según la versión oficial, otra elefanta de nombre Belinda había empujado a Baby, provocando que ésta cayera “accidentalmente” sobre Justino. El hombre fue ingresado con heridas graves y varias costillas fracturadas.

No dudamos de que los accidentes existen, aunque ya de por sí es poco accidental el hecho de tener cautivos y  obligar a trabajar a animales grandes y salvajes que deberían estar libres en su hábitat natural; pero, aún así, llama la atención que, muy a menudo, cuando una elefanta hiere a un ser humano, se deba a que ha caído “accidentalmente” sobre su cuerpo. Animales que están entrenados para hacer piruetas y mantenerse sobre una pata, de repente pierden el equilibrio y caen sobre alguien. La misma explicación se dio, por ejemplo, cuando en enero de 2010 la domadora del Circo Mundial resultó herida por el colmillo de una elafanta de 5.000 kilos de peso, que “resbaló por motivos que se desconocen”.

Sea como fuere, tras el “accidente”, el Courtney Brothers Circus cerró filas y empezó lo que llamaron “una investigación interna”. Mientras las asociaciones en defensa de los derechos de los animales trataban de que esta historia sirviera a las elefantas para hacerse escuchar, para lograr que se terminara de una vez con su esclavitud, la investigación interna determinó que, tanto Baby como Belinda, habían sido drogadas por alguien ajeno al circo. Según ellos, nunca antes y nunca después habría problemas por tenerlas encerradas y esclavizadas, ya que toda su rebeldía había sido obra de un misterioso sabotaje.

Después de esto, silencio.

En abril de 2013 Baby fue trasladada a otro circo. Su paradero actual nos es desconocido.

Stop

Anuncios